8 junio 2016

La Torre de Babel: No fue la última reunión familiar

Si todos somos hijos de Adán y Eva y también  descendientes de Noé y su familia, ¿nunca se ha preguntado por qué nos vemos tan distintos? Muchas son las veces en que no hemos podido conectar los puntos entre el mundo que nos rodea y lo que dice la Biblia.  Lamentablemente, a causa de aquello, muchos han alegorizado lo que dice la Biblia con relación a los orígenes. Muchos suelen solo buscar los ganchos teológicos para colgar de ahí su teología sistemática, sin tomar en cuenta el fundamento histórico del texto y cómo nos ayuda a entender incluso, el mismo plan redentor de Dios en Su maravilloso Evangelio.

Consideremos brevemente uno de los acontecimientos históricos centrales en la Palabra de Dios, que nos explica mucho sobre el pasado antropológico, el presente demográfico, y la futura consumación: la Torre de Babel.

Aunque muchos estamos familiarizados con algo del relato bíblico sobre la Torre de Babel, debemos hacer un resumen para cimentar un contexto como punto de partida para este corto estudio.  Después del gran Diluvio global en Génesis, al bajar la familia de Noé del Arca o al establecerse la familia de Noé en tierra firme, Dios les dio a ellos y a sus descendientes un mandato.

Dios a Noé y su familia: “Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra”.  Génesis 9:1

Pero la familia de Noé decidió no llenar la tierra, sino, “dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra”. Génesis 11:4
Y sabemos lo que sigue: “Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad”. Génesis 11:7-8

En este evento, podemos repetir lo que después diría Isaías, “Porque Jehová de los ejércitos lo ha determinado, ¿y quién lo impedirá? Y su mano extendida, ¿quién la hará retroceder?” Isaías 14:27

[pullquote]Dios les mandó a que llenaran la tierra y al final, hizo que llenaran la tierra al confundir sus lenguas.[/pullquote] Los grupos lingüísticos migraron de esta ciudad hasta los confines de la tierra y el impacto de eso es precisamente lo que observamos hoy en día a lo largo de la tierra.

Antes de seguir, debemos notar aquí que aunque el mundo secular tiene una idea muy distinta respecto a nuestra ascendencia como seres humanos, ellos reconocen que todos venimos de una sola mujer. No obstante, ellos no creen en la Eva de la Biblia, sino que su “Eva” fue la única mujer de una comunidad de personas que promovió sus genes.  Además, el modelo secular actual de orígenes postula que, todos los humanos formados hace 200.000 años como los primeros homo sapiens sapiens en África, y  hace 50.000 años, de ellos, salieron los primeros grupos que después serían los distintos grupos étnicos que tenemos hoy en día.[i]  Así que lo que está realmente en debate es principalmente la línea de tiempo y la geografía de donde venimos;  No es tanto nuestras características físicas.

Daré una explicación breve, originalmente, según Darwin (El Origen del Hombre, 1871), había distintas razas de personas en el mundo, sin embargo, en la conclusión del Proyecto Genoma Humano en el año 2000, se refutó a Darwin al confirmar que:

El Dr. Venter (jefe de a la Corporación Celera Genomics, Rockville, MD, EEUU) y los científicos de los Institutos Nacionales de Salud anunciaron recientemente que habían elaborado un borrador de la secuencia completa del genoma humano, y los investigadores declararon por unanimidad que hay una sola raza: la raza humana.[ii]

La razón  por la cual hay variaciones fenotípicas (observables) entre nosotros, se debe al hecho que fuimos separados desde la Torre de Babel y este acto divino aisló acervos genéticos con barreras tanto geográficas como lingüísticas. Debido a eso, cada grupo compartió generalmente una variabilidad de genes dominantes y recesivos, puesto que cada grupo solo procreaba entre sí.

Pero, ¿qué hacemos con las distintas líneas de tiempo?  La Biblia nos proporciona una línea de tiempo relativamente corta (aprox. 4.5 mil años desde la Torre de Babel) y que procedimos de la familia de Noé desde Ararat (Turquía) en vez de África.  Sin embargo, estudios genéticos recientes desafían el modelo secular de orígenes y ahora, con el ADN mitocondrial, con básicas matemáticas, y el índice de mutaciones por generación, ¡no hay manera de tener una Eva mayor a 6 mil años![i]  Así que, nuevamente, “antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso”. (Romanos 3:4)

Finalmente, consideremos nuestro contexto, que hace más de medio milenio, cuando los españoles llegaron a las costas del Nuevo Mundo, se encontraron con los nativos que fueron realmente familia, la cual, “probablemente habían estado separados desde Babel y lo que hubiera resultado en una reunión familiar se convirtió en un juego de materialismo y lujuria por pertenencia y poder”.[ii]

Aunque el hombre, en su pecado, no ve a su prójimo como familia y hay mucha injusticia, debemos aferrarnos a la promesa futura:

Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero. Apocalipsis 7:9-10

Puesto que el hombre no puede salvarse a sí mismo, el hacer un nombre por sí mismo en Babel no tendría efecto salvífico para la eternidad, por tanto Dios los separó en un acto de juicio y misericordia, para después reunirlos ante el Cordero. Los salvos de cada nación, tribu, pueblo y lengua, en vez de hacer un nombre para sí mismos, ahora glorificarán el nombre de Uno quien murió y resucitó por ellos para toda la eternidad: Cristo Jesús.


Referencias:

[i] Jeanson, Nathaniel, PhD, “On the Origin of Human Mitochondrial DNA Differences, New Generation Time Data Both Suggest a Unified Young-Earth Creation Model and Challenge the Evolutionary Out-of-Africa Model”, Answers Research Journal, https://answersingenesis.org/genetics/mitochondrial-dna/origin-human-mitochondrial-dna-differences-new-generation-time-data-both-suggest-unified-young-earth/, acedido 1 de junio, 2016.

[ii] Ham, Ken y Owen, Joe, Una Sola Raza, Una Sola Sangre, Masterbooks, Green Forest, AR, EEUU, pg. 149.

[i] Jeanson, Nathaniel, PhD, “On the Origin of Human Mitochondrial DNA Differences, New Generation Time Data Both Suggest a Unified Young-Earth Creation Model and Challenge the Evolutionary Out-of-Africa Model”, Answers Research Journal, https://answersingenesis.org/genetics/mitochondrial-dna/origin-human-mitochondrial-dna-differences-new-generation-time-data-both-suggest-unified-young-earth/, acedido 1 de junio, 2016.

[ii] Natalie Angier, “¿En qué se diferencian las razas? No, realmente, el ADN muestra,” New York Times web, Aug. 22, 2000.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes alguna pregunta?

Escríbenos

Copyright © Todos los derechos reservados a esclavosdecristo.com
Un sitio web desarrollado por dobleinfinit.com
envelope linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram