La importancia de definir nuestros términos teológicos con precisión es más evidente en el caso de la inmutabilidad divina.
Es una palabra que en muchos de los círculos evangélicos contemporáneos evoca protesta. Algunos lo ven como una amenaza para el retrato bíblico de Dios, que de hecho cambia: cambia de opinión (“arrepiente”) y cambia su modo de ser referente a (“la Palabra se hizo carne”). Otros están igualmente preocupados de que en una descuidada se manipule el contexto de este atributo de Dios y lo reduzcan a un dios inconstante, infiel, y en un caso extremo alguien indigno de nuestro afecto y adoración. Este atributo de Dios es imprescindible, por tanto, se procede con cautela y con convicción en la explicación del sentido en el que Dios tanto puede y no puede cambiar.

Inmutabilidad como Consistencia de su Carácter

La inmutabilidad de Dios se relaciona con, pero es claramente distinta de, su eternidad. Al decir que Dios es eterno nos referimos a que Él siempre ha sido y siempre existirá. Fue precedido por nada y será sucedido por nada. Al decir que Dios es inmutable queremos decir que Él es siempre el mismo en su ser eterno. El en su Ser, es eterno, es decir, nunca cambia.
Esta es una afirmación de la inmutabilidad, sin embargo, no está diseñada para negar que existe el cambio y el desarrollo de Dios con relación a sus criaturas.
Nosotros, los que una vez fuimos sus enemigos ahora tenemos por la gracia de Cristo una amistad con Dios. (Rom. 5: 6-11).
El Dios que declaró su intención de destruir a Nínive por su pecado “cambió” Su parecer después de que Nínive se arrepintiera.
Decir que Dios es inmutable no significa que Él está inmóvil o estático, mientras que para todo cambio se necesita la actividad, no toda la actividad es el cambio. Se trata simplemente de afirmar que Dios siempre está y actúa en perfecta armonía con la revelación de sí mismo y su voluntad en la Escritura. Inmutabilidad significa que el Dios que en las Escrituras se dice que es omnipresente, omnisciente y omnipotente, no tiene, no es, y nunca será bajo cualquier y todas las circunstancias imaginables, localizada, ignorante o impotente. Lo que Él es, Él siempre será.
Para ser más específicos, Dios es inmutable en cuanto a su ser esencial ya que (Dios no puede ganar ni perder atributos); su vida (Dios no se hizo ni se está convirtiendo; Su vida nunca comenzó ni va a terminar nunca); en su carácter moral (Dios puede llegar a ser ni mejor ni peor); y en propósito (el decreto de Dios es inalterable).

La Inmutabilidad del Ser de Dios

La inmutabilidad es una propiedad que pertenece a la esencia divina en el sentido de que Dios no puede ganar nuevos atributos. Para decirlo crudamente, Dios no crece. No hay un aumento o una disminución en el Ser Divino, Si Dios aumenta (ya sea cuantitativa o cualitativamente), era, necesariamente, incompleto antes del cambio. Si Dios disminuye, es, necesariamente, incompleto después del cambio. La Deidad, entonces, es incapaz de desarrollarse, ya sea positiva o negativamente. Él no evoluciona ni delega. Sus atributos, considerados individualmente, nunca pueden ser mayores o menores de lo que son y han sido siempre. Dios nunca será más sabio, más amoroso, más potente, o más santo de lo que nunca ha sido y nunca debe ser.
Esto es al menos implícito en la declaración de Dios a Moisés: “Yo soy el que soy” (Éxodo 03:14.); y es explícito en otros textos. Por ejemplo,
Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, donde está el Padre que creó las lumbreras celestes, y que no cambia como los astros ni se mueve como las sombras.” (Santiago 1:17).
Yo, el Señor, no cambio. Por eso ustedes, descendientes de Jacob, no han sido exterminados.” (Mal. 3: 6).
Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos.” (Heb. 13: 8).

La Inmutabilidad de la Vida de Dios

Cuando hablamos de la inmutabilidad de la vida de Dios, estamos muy cerca de la noción de eternidad o perdurabilidad. Estamos diciendo que Dios nunca comenzó a ser ni nunca dejará de ser. Su vida simplemente es. Él no vino a existir (para llegar a ser inexistente es un cambio de la nada a algo), ni se ha de ir fuera de la existencia. Dios no es joven o viejo: Él es. Así, leemos:

“En el principio tú afirmaste la tierra,
y los cielos son la obra de tus manos.
Ellos perecerán, pero tú permaneces.
Todos ellos se desgastarán como un vestido.
Y como ropa los cambiarás,
y los dejarás de lado.
Pero tú eres siempre el mismo,
y tus años no tienen fin.
Los hijos de tus siervos se establecerán,
y sus descendientes habitarán en tu presencia”.
— Sal. 102: 25-27

“Desde antes que nacieran los montes
y que crearas la tierra y el mundo,
desde los tiempos antiguos
y hasta los tiempos postreros,
tú eres Dios”.
— Salmo 90: 2


Fotografía de Cosmic Timetraveler