22 febrero 2021

Extranjeros sobre la tierra

Muchas veces se piensa que ser un buen cristiano se refleja en cuánta riqueza se obtiene, en la prosperidad que hay en su casa o en la cantidad de oraciones contestadas con un sí a todo lo que anhela. Sin embargo, la evidencia bíblica nos dice que esto no es así, o qué diríamos de los primeros cristianos que fueron perseguidos, o de los mártires que a lo largo de la historia han sufrido castigos por profesar lo que creen. Tener como medida de nuestra fe las cosas materiales es un argumento débil, de ahí que enseñar, como lo hacen algunos predicadores, que esta es nuestra mejor vida es una falsedad.

Ahora, esto no significa que sea pecaminoso tener posesiones, ganar un buen salario o disfrutar de lo que Dios nos ha provisto, pues caeríamos en despreciar esta vida lo cual tampoco es correcto, sino que lo que debemos hacer es valorarlo todo, pero sabiendo y reconociendo que es por el Padre y para su gloria que lo tenemos. 

Entender esto nos ayuda a tener la perspectiva correcta, porque pone en alta estima nuestra vida espiritual. Lo anterior nos permite apreciar que fuimos adoptados e incluidos en la iglesia de Dios solamente por la sangre preciosa de Cristo, a través de la cual somos declarados justos delante del Padre. No hay mérito, obra o invitación humana que pueda ayudar, porque es la pura gracia de Dios la que nos da esa preciosa salvación y al mismo tiempo nos regala la maravillosa promesa de que nos espera algo mejor (Efesios 2:8-9).

Y es por esto que en esta vida andamos por fe, como lo menciona el libro de Hebreos. Allí se nos enseña que como creyentes avanzamos en la carrera con la mirada puesta en lo que viene, y que es por la fortaleza hallada en Cristo que soportamos la persecución, la afrenta, el dolor. Así lo hicieron Abraham y Sara, quienes peregrinaron sin saber qué les esperaba, lo hizo Noé cuando obedeció y construyó un arca en la que su casa se salvaría o Moisés al rechazar un puesto de poder y reconocimiento para guiar a un pueblo… Ellos no sabían qué habría adelante, pero tuvieron por mayor riqueza el vituperio de Cristo, vieron desde lejos al Salvador y confiaron en la heredad que en Él tendrían (Hebreos 11:26). 

Por la fe que nos ha sido dada a través del Espíritu Santo entendemos que aunque hay gozo y alegría por lo que trae cada día, también sabemos que de aquí nada nos llevamos, porque nada nos pertenece. Somos peregrinos en este mundo, andamos como extranjeros, disfrutando de las maravillas creadas por Dios, pero no aferrándonos, porque confiamos en que nos espera un mañana en donde habitaremos el hogar celestial para el que fuimos escogidos desde antes de la fundación del mundo (Hebreos 11:13).

Así que hoy le animo, querido lector, a que aprecie lo que tiene, a que se esfuerce y cumpla como buen mayordomo de lo que Dios le ha provisto, a que sea fiel y se goce en lo mucho o en lo poco. Pero sobre todo, le invito a que no deposite su confianza en este presente, que no será más que un suspiro en comparación con la eternidad que nos fue dada en Cristo. Si usted ha creído en Él, entonces será allí en donde no habrá dolor, ni llanto, ni preguntas, ni problemas, porque cuando cierre sus ojos a este mundo, los abrirá junto al Salvador y habitará para siempre en la morada celestial junto a Él, y eso será suficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes alguna pregunta?

Escríbenos

Copyright © Todos los derechos reservados a esclavosdecristo.com
Un sitio web desarrollado por dobleinfinit.com
envelope linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram