19 enero 2017

Especiación vs. Evolución [parte 2]

Hay mucha confusión entre los cristianos e incrédulos igual sobre la teoría de la evolución y lo que enseña la Biblia sobre la creación de Dios. No pretendo resolverla con un simple artículo sin embargo, aquí se dará un resumen y algunos puntos claves en un intento de aclarar la neblina académica que envuelve este tema. Lo intentaremos en dos partes. En esta segunda parte veremos lo que dice la Escritura respecto como creó Dios y su curso a través de la historia de su traducción para llegar al lector de nuestros días.

En Génesis 1, Dios dijo diez veces que creó las distintas formas de vida según su min.   Esta palabra hebrea se ha traducido en nuestra Biblia en castellano en tres distintas maneras: género, naturaleza, y especie. Si Dios creó a los animales según su especie, entonces, no debemos aceptar la formación de nuevas especies (especiación), sin embargo, ¡la especiación es verdad! Pero para entender esto, tenemos que recordar que Génesis fue escrito en hebreo, no en castellano. La traducción de la RVR fue en 1569 y los traductores obviamente hicieron mucho uso de la Vulgata Latina (traducción de la Biblia al Latin).

Ixit quoque Deus producat terra animam viventem in genere suo iumenta et reptilia et bestias terrae secundum species suas factumque est ita et fecit Deus bestias terrae iuxta species suas et iumenta et omne reptile terrae in genere suo et vidit Deus quod esset bonum. Génesis 1:24-25 VUL[1]

Y dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie: y fué así. E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que anda arrastrando sobre la tierra según su especie: y vió Dios que era bueno. Génesis 1:24-25 RVA

Podemos ver el intercambio entre género y especie pero en los versículos anteriores, con relación a la creación de las plantas, solamente en castellano se presenta otro término: según su naturaleza (vs. 12). Esto nos muestra que aunque vemos una sola palabra en hebreo (min), hubo influencias que ayudaron a que se tradujera en tres palabras al castellano. Es interesante notar que en otros idiomas, por ejemplo: inglés, alemán, se traduce min en “tipo” pero en los lenguajes de raíz latín, como francés e italiano, utilizan “especie” y otras especificaciones. Esto se debe a que la palabra “especie” anteriormente tenía un significado más amplio. Se entendía como “tipo” y esa misma influencia sigue hoy en día. Por ejemplo: “en Alemania, tienen una especie de pensamiento…” Esto no significa que sus pensamientos son especies de animales, sino significa “tipo”. Pero dos siglos después de la traducción de la Biblia al castellano, el biólogo Carlos Linnaeus forjó el diagrama que se utiliza hoy en día para la taxonomía de clasificación de animales.

Y hoy en día cuando se habla de especies, mayormente se trata de una unidad o nivel básico de clasificación de los animales en taxonomía (ver diagrama del reino animal). La palabra min en el contexto actual, respecto el reino animal, se debe traducir en “tipo” o “familia” porque genéticamente se puede rastrear antepasados en común dentro de una familia. ¡Esto cambia todo! Esto significa que la variación que observamos debe ser el resultado de una pérdida de la información original en el genoma de los primeros animales en vez de un aumento de nueva información. Dios creó las distintas familias de animales en el principio, no a todas las especies actuales, y desde entonces, han perdido variabilidad en su genoma. La razón por la que se ha perdido variabilidad es que los animales fueron creados con heterocigosidad (mucha variabilidad genética) para crear las combinaciones de genes que producen rasgos en sus crías que ayuda para procrear y sobrevivir en sus respectivos entornos, pero siempre que unas combinaciones sobreviven, se pierde la información de las combinaciones que no pudieron sobrevivir.

Dios creó a los animales al nivel mayormente de familia. Y lo interesante es que eso es precisamente lo que se observa con la ciencia empírica. Solamente se observa una pérdida de variabilidad. Pero para aquellos que negamos a Dios, se quedan con la pregunta, “¿de dónde vino tanta información en primer lugar?”

El “huerto” creacionista de la vida

Según el relato bíblico, Dios creó a los animales según distintas “familias” o “tipos” con inmensa variabilidad y complejidad que después pueden tener un sorteo y pérdida de variabilidad genética (ejemplo: un tipo lobo ha perdido variabilidad y resulta en un chihuahua)[2] pero siempre permanecen dentro de su propia familia. Sin embargo, no hay ningún aumento de nueva funcionalidad e información genética para crear nuevas familias de animales. No obstante, según la evolución darwiniana, las criaturas comenzaron simples, sin complejidad y ganaron variabilidad y complejidad a través de millones de años.

Ahora, a la luz de la genética moderna, la idea darwiniana tiene enormes desafíos, y se ha formulado hasta 10 nuevas teorías debido a las obvias fallas de la teoría principal.[3] Sin embargo, lo que observamos en la naturaleza es cien por ciento congruente con lo que la Biblia enseña sobre la creación de Dios.

El glorioso evangelio se basa en la Palabra de Dios desde el primer versículo. Mi desafío para nuestros amigos naturalistas que todavía están en busca de la perfecta teoría para explicar la gran variabilidad que nos rodea en el mundo es que la busquen en la Palabra del Dios viviente. Pero no hay que detenerse ahí; si sigue al capítulo 3 del mismo libro de Génesis, podrá también responder a la pregunta más común: ¿por qué existe tanta maldad en el mundo? Aunque la pregunta más honesta debe ser: ¿por qué hay tanta maldad en mi propio corazón? Y de ahí sigue al resto de la Biblia para ver como Dios proveyó un sustituto, Su Hijo unigénito; Cristo Jesús como paga por nuestra rebeldía quien resucitó de entre los muertos al tercer día y como Él puede concedernos el arrepentimiento para salvación mediante la fe.

Porque así nos lo ha mandado el Señor: Te he puesto como luz para los gentiles, a fin de que lleves la salvación hasta los confines de la tierra. Oyendo esto los gentiles, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor; y creyeron cuantos estaban ordenados a vida eterna.
Hechos 13:47-48


[1] http://www.biblestudytools.com/vul/genesis/1.html, accedido el 1 de diciembre, 2016.
[2] Robert K. Wayne, “Evolución molecular de la familia de los perros”. 
[3] Terry Mortenson, PhD., ¿Creen los evolucionistas en las ideas de Darwin sobre la evolución?, accedido el 1 de diciembre, 2016.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes alguna pregunta?

Escríbenos

Copyright © Todos los derechos reservados a esclavosdecristo.com
Un sitio web desarrollado por dobleinfinit.com
envelope linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram