En este libro, Erwin W. Lutzer, pastor de la Iglesia Moody en Chicago nos presenta el sentido correcto de discernir en cuanto a temas que son de bastante controversia en nuestros días. A decir verdad, el autor es bastante asiduo en percibir cuáles son los peligros que se presentan en el cristianismo contemporáneo. Al mismo tiempo, el autor tiene una cosmovisión amplia tanto interna, como externa.

En la introducción el autor hace un análisis muy acertado al afirmar que La verdad ahora se define como “mi opinión personal”, de ahí que se diga que nadie puede juzgar, ya que, la opinión personal no es relativa sino absoluta. También, el autor hace un análisis interno en la vida personal de los creyentes donde afirma que los creyentes han perdido la capacidad de juzgarse a ellos mismos.

El autor afirma que la verdad ha sido reemplazada por diversos aspectos en la sociedad actual, afectada por lo que se enseñó tiempo atrás.
En los capítulos que siguen en el libro, el autor presenta el asunto sobre el cliché del siglo XXI: ¿Quién eres tú para juzgar? y abarca temas de suma importancia, entre ellos:

  • Cómo juzgar acerca de doctrinas
  • Cómo juzgar los profetas falsos
  • Cómo juzgar los milagros
  • Cómo juzgar el entretenimiento
  • Como juzgar las apariencias
  • Cómo juzgar el paganismo contemporáneo
  • Cómo juzgar acerca de fantasmas, ángeles y lugares sagrados
  • Cómo juzgar la conducta
  • Cómo juzgar el carácter

El pastor Lutzer maneja un impresionante equilibrio sobre estos temas que se hace latente en cada página. Posee una óptica responsable y seria desde un contexto histórico, teológico y vivencial. Cada capítulo abordado, está impregnado de equilibrio teológico. Por su contenido, deja ver que el autor tiene mucho conocimiento de los temas, no obstante lo más impresionante es la sabiduría con la cual enseña el juzgar bíblico caracterizado por la ausencia de extremismos u ofensas; el autor pretende dejar las cosas claras en cada asunto y es el de recurrir a la Biblia en cualquier instancia. Por ejemplo, el autor escribe:

«Al pronunciar juicios debemos preguntar: ¿Qué verdad bíblica se niega aquí? ¿Qué verdad ha tratado de suplantarse? ¿Qué verdad ha sido ignorada? ¿Qué verdad está fuera del balance ordenado?». [1]

El mismo Lutzer, advierte:

«Si no somos capaces de juzgar sobre cuestiones como doctrina, estilos de vida y entretenimiento, y si no podemos distinguir entre apariencias externas y carácter interno, es posible que perdamos el propósito para el cuál Dios nos puso en esta tierra. Tal vez terminemos por aceptar una piedra en lugar de pan y una serpiente en lugar de pescado». [2]

Del mismo modo, el autor ofrece la perspectiva bíblica en cada punto tratado; desde juzgar a un falso profeta hasta tener cuidado con los programas que ven los niños en la televisión, desde juzgar el ocultismo hasta juzgar la apariencia física. Cada aspecto minúsculo es tratado sabiamente. Este libro prepara a todo creyente. Todo creyente debería leer este libro para no caer en el error de juzgar incorrectamente aún así tengamos el conocimiento sobre algún tema. Por tanto lo que determina el discernimiento no es el conocimiento sobre cualquier asunto, sino la sabiduría para tratarlos.

Al leer este libro el mismo autor nos advierte, exhorta e instruye en cada página para hacer juicios sabios. Si no ha leído un libro en cuanto a equilibrio sobre asuntos de bastante controversia ¿Quién eres tú para juzgar? le dará una visión del equilibrada para tratar asuntos delicados.


[1] Erwin W. Lutzer, “¿Quién eres tú para juzgar? [Cómo distinguir entre verdades, medias verdades y mentiras] pg. 52

[2] ibíd. pg.54