Marcos Witt es un reconocido músico, cantante y compositor. Es fundador y presidente del Grupo CanZion, la mayor productora y distribuidora de música cristiana en español. Ha grabado más de 30 álbumes y vendido múltiples millones de copias de sus discos. Además, es autor de 13 libros best sellers. Fue pastor de la congregación hispana de Lakewood en Houston, Texas. Ha recibido cinco premios Latin Grammy y dos Premios Billboard. Gracias a estos logros, Witt es considerado como uno de los cristianos más influyentes en la historia del cristianismo latinoamericano.

Sin embargo, ¿representa fielmente al Dios de la Biblia? ¿Predica el evangelio verdadero? Realmente, ¿enseña una doctrina ortodoxa? Y como resultado, ¿demuestra un comportamiento piadoso? Las respuestas a estas preguntas nos ayudarán a determinar si Marcos Witt es un fiel cristiano para imitar o un falso maestro para evitar.

1. UN DIOS DIFERENTE

“Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?” Daniel 4:35

Witt dice ser un salmista, alguien que dirige a la gente al reconocimiento de la grandeza de Dios, pero, no está calificado para cumplir con este rol por una simple razón: no conoce al Dios de la Biblia. Él ha descrito el carácter de Dios de una manera diferente a lo que vemos en la Escritura. Jesús dijo que Dios busca adoradores que le adoren en espíritu y en verdad (Juan 4:23). No obstante, el dios que Witt adora no es el Dios soberano de la Biblia, sino un dios limitado.

Un dios limitado

En una entrevista sobre su álbum “Sigues siendo Dios,” se le preguntó: “¿Dios sigue siendo Dios para el resto del mundo también?” Witt respondió:

“Dios nos ha dado el libre albedrío para escoger, permitir que él sea el Dios de nuestras vidas. Y si no lo permitimos obviamente él no [lo es]. Pero en su capacidad de ser Dios para todo el mundo, claro que es capaz, pero está limitado a la fe de cada individuo, ¿no? Si el individuo dice ‘yo quiero que Dios sea el Dios de mi vida,’ él puede hacerlo para todo el mundo, pero si la persona no lo permite entrar, entonces él tiene las manos atadas a la voluntad de la persona”.

La respuesta de Witt no solo muestra una comprensión errada del carácter Dios sino también una ignorancia del estado del hombre. A continuación veremos brevemente lo que la Biblia tiene para decir sobre el rol de Dios, y el rol del hombre en la salvación.

Dios salva al hombre sin pedirle permiso

Si es verdad que el hombre posee libre albedrío para aceptar o rechazar a Dios, la salvación depende últimamente de una decisión del hombre. Pero, ¿es esto lo que la Biblia enseña? De ninguna manera. Dios es soberano en la salvación del hombre. Hechos 13:48 dice que “los gentiles, oyendo esto [el evangelio], se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna”. Estas palabras indican que es Dios quien escoge al hombre y no al revés. La Palabra de Dios no puede ser más clara al respecto:

“Y [Jesús] dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre (Juan 6:65).

“[Dios] nos escogió en él [Jesucristo] antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él” (Efe 1:4).

“Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia” (Col 3:12).

“Nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad” (2 Tes 2:13).

Aunque Dios da salvación sin pedirle permiso a nadie, esto no quiere decir que el hombre no necesite hacer nada. Dios demanda que él crea en el evangelio y se arrepienta de sus pecados (Mar 1:15). Pero incluso la fe es un regalo inmerecido de Dios (Efe 2:8-9) como también lo es el arrepentimiento (Hech 5:31).

¿Quién está limitado, el hombre o Dios?

El hombre tiene, no solo sus manos, sino todo su ser atado al pecado. Sus deseos, su razonamiento y todas sus facultades están completamente corrompidos por el pecado. El hombre en su estado natural no quiere venir a Dios porque ama su pecado (Juan 3:19). No busca a Dios (Rom 3:11). Y su entendimiento ha sido cegado por Satanás (2 Cor 4:4). Como si estos obstáculos inquebrantables fueran pocos, Efesios 2:1 nos dice que el hombre natural está muerto espiritualmente en sus delitos y pecados. Por lo tanto, decir que el hombre es quien últimamente decide si venir a Dios o no, es tan absurdo como creer que un muerto tiene el poder para resucitarse a sí mismo.
Es por eso que la Biblia nos dice que la salvación es de Jehová (Jonás 2:9).
Es por eso que el Espíritu Santo tiene que convencer al mundo de pecado,[1] de justicia y de juicio (Juan 16:8-11), porque si no lo hiciera, nadie vendría a Cristo para encontrar salvación.
“Dios nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna” (Tito 3:5-7).
Toda la gloria es para Él por Su salvación inmerecida.
Por estas razones bíblicas, y por muchas otras más, las declaraciones de Witt de que Dios tiene las manos atadas y que está limitado a la voluntad del hombre, rozan lo blasfemo. ¿Cómo puede llegar a conclusiones tan opuestas a lo que la Biblia nos dice? ¡La consecuencia lógica de las afirmaciones de Witt es que el hombre es soberano y no Dios! Y esta tergiversación es inaceptable para alguien que dice ser cristiano y más aún, para alguien que dice guiar a otros en la adoración del Dios verdadero.

2. UN EVANGELIO DIFERENTE

“Mas si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema”. (Gál. 1:8)
Hace unos años atrás, en un diálogo con el animador de un programa de televisión, Witt indicó:

“Nuestra música es divertida como ya se dieron cuenta. Somos personas que nos gusta mucho divertirnos pero nuestro mensaje es lo que nos diferencia porque tenemos un mensaje que creemos que abraza el corazón, abraza el espíritu y permite que Dios nos de un beso y una caricia que todos necesitamos un beso de parte de Dios. ¿No es cierto? Y eso es lo que nosotros hacemos”.

En alusión a estas palabras de Witt, Paul Washer, quien predicaba sobre cómo el mundo ha entrado en la Iglesia, comentó:

“Era un escándalo, hermanos. Un escándalo. ‘Señor Witt, ¿por qué tanta gente ha comprado tu música? Los músicos seculares tienen envidia de ti. Bueno, es porque yo tengo un dios alegre y todos quieren un dios alegre. Y dios quiere besar a todos.’ No sé qué hacer ahora. ¿Llorar? ¿Reírme? ¿Qué es eso? ¿Qué es eso? Es lo que el mundo está viendo. El mundo ya le ha moldeado”.

Washer está en lo correcto. Witt ha dejado que el mundo, y no la Biblia, defina su mensaje.
En otras ocasiones, como por ejemplo aquí y aquí, Witt ha dicho que “Dios no tiene exclusividad con ninguna religión”.

En una entrevista para CNN en español, Witt afirmó que:

“La gente se dio cuenta hace mucho tiempo atrás que la música de Marcos Witt no es un esfuerzo proselitista. No estoy tratando de convencerte de que te cambies de religión o de que te cambies de iglesia o de denominación. Lo que yo pretendo hacer es ayudarte a entender como Dios funciona en tu vida práctica. Como puede funcionar por ejemplo en tu trabajo, en tu familia, en tu negocio”.

El Witt de hoy admite que no evangeliza con su música. El Witt de ayer pensaba muy distinto:

“Empecemos a usar la música para lo que el Señor la diseñó: guerra (liberación, alcance y evangelización)”. [2]

Como vemos, Witt presenta a un dios que funciona para gente de todas las religiones y que nos enseña a tener éxito en el trabajo, la familia y los negocios. El dios de Witt es un dios inclusivo que está listo para acomodarse a los deseos de la gente. Todos están bienvenidos, sin ningún tipo de demandas o exigencias. Pero ese dios, solo existe en la mente de Witt. Notemos la gran diferencia entre el mensaje que Witt transmite a gente de otras religiones, con el mensaje que Pablo transmite a paganos atenienses en Hechos 17. Pablo comienza su mensaje anunciando a Dios como Creador (v. 24), Sustentador (v. 25) y Soberano (v. 26). Luego corrigió la falsa adoración pagana politeísta de ellos a través de templos e imágenes (v. 29). Finalmente les habló de su ignorancia del Dios verdadero (v. 30a), del arrepentimiento (v. 30b), del juicio venidero y de la muerte y resurrección de Cristo (v. 31). ¿Cuál fue el resultado? Unos se burlaron (v. 32) pero algunos creyeron (v. 34).
¡Qué gran diferencia entre ambos mensajes! ¡Esto es predicación fiel!

James Montgomery Boice dice acertadamente:

“Necesitamos el mensaje de arrepentimiento para nuestra generación también, aunque somos mucho más culpables que los griegos. Además, lo necesitamos para nosotros mismos, si todavía no nos hemos arrepentido. El cristianismo no comienza diciendo: ‘Eres una muy buena persona’ y ‘todo va a ser agradable para ti si solo te pones en contacto con Dios’ El cristianismo dice: ‘No has buscado a Dios‘. Has seguido tu propio camino. Eres voluntariamente ignorante. Por lo tanto, Dios ordena que te arrepientas de esa ignorancia’. Cuando nos arrepentimos, Dios expone el evangelio de la salvación por medio de Jesucristo”.

El mensaje de Witt es el mensaje que el mundo incrédulo quiere escuchar. La gente no quiere escuchar de un Dios exclusivo que solo se revela en la Biblia y al que solo se puede llegar a través de Cristo. El mensaje de Witt es falso y confuso. Es un mensaje que condena al musulmán, al budista o al hinduista, ya que le dice que no necesita cambiar de religión.

El evangelio que Witt predicó por una década en la iglesia de Lakewood, no fue muy diferente al que predica en entrevistas. Su evangelio consistió en repetir una oración que no contiene los elementos mínimos del mensaje de salvación. ¿Cuáles son esos elementos? Son aquellos que hacen del Evangelio el Evangelio: La ira santa de Dios sobre el pecador, el castigo eterno que el pecador merece por sus pecados y su rechazo a Cristo, el sacrificio sustitutivo de Cristo en la cruz y su resurrección; y la respuesta del pecador al mensaje del evangelio: fe y arrepentimiento. Si estos elementos no están presentes, no podemos hablar de evangelio bíblico y, por lo tanto, es un mensaje que no tiene poder para salvar (Rom. 1:16).[3]
Este es el evangelio diferente de Witt:

“Si usted necesita hacer paz con Dios ore conmigo esta oración. Todo el mundo diga conmigo en voz alta, Señor Jesús, reconozco que sin ti, no puedo hacer nada. Te necesito, Señor. Entra a mi vida. Toma control de mi vida, de mis pensamientos y de mis palabras. Te entrego mi vida entera. En el nombre de Jesús. Ahora míreme aca un segundito. La Biblia dice que si usted oró esa oración usted acaba de pasar de muerte a vida eterna en Cristo Jesús nuestro Señor”.

Josef Urban nos da 8 razones por las que debemos rechazar este método de evangelismo conocido como la oración del pecador:

1. No se encuentra en la Biblia.
2. No se encuentra en la historia de la iglesia.
3. Cristo no quiere vivir en el corazón con que naciste – ese corazón sucio, perverso y depravado.
4. Contradice los métodos de evangelismo que Cristo practicaba.
5. Se basa en una falta de entendimiento acerca de la doctrina de la regeneración.
6. Quita el lugar del arrepentimiento y la fe en la conversión.
7. Pronunciar a alguien como salvado, por decir una oración, es juzgar con juicio injusto.
8. Decir que alguien es salvo por decir una oración da seguridad falsa.
Recurso adicional: Paul Washer y el Evangelismo Moderno

3. UN CREDO DIFERENTE

“Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo,
no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo”. 2 Juan 1:9

Witt es culpable de promover uno de los errores que más daño ha causado a la iglesia en América Latina: El Evangelio de la Prosperidad. ¿Qué es el evangelio de la prosperidad? David Jones, en su excelente artículo llamado “5 Errores del evangelio de la prosperidad‬,” nos dice que es aquella doctrina que “enseña que Dios quiere que los creyentes sean sanos físicamente, ricos materialmente, y felices personalmente”.

Hay muchos mensajes de Witt que demuestran su predilección por este falso evangelio (ejemplos aquí, aquí y aquí). Uno de ellos es el titulado: “En un instante, todo puede cambiar”. En este sermón, Witt prácticamente definió el evangelio de la properidad con frases como:

“Usted ha sido hecho para vivir como un campeón en la vida”.
“Usted y yo tenemos un Dios que un instante puede cambiarlo todo. Dios puede sanarte hoy. Dios puede darte un milagro, un trabajo”.
“Voy a declarar algo: Estoy seguro que Dios tiene para usted abundancia, bendiciones, prosperidad…”
“Jesús calmó tempestad entonces él le va a decir a tus problemas que se terminen”.
“La mujer con flujo de sangre fue sana entonces si usted necesita una sanidad, toque el borde su manto y Dios la va a sanar”.
“Este año siento que tendremos muchos milagros en Lakewood”.
“Este año quiero milagros, prosperidad”.
“Declare bendición. Diga: ‘Nuestra casa va a tener prosperidad.’”

Este es el tipo de cosas que el mundo quiere oir y que Witt, como todo falso maestro, está más que dispuesto a decírselas (2 Tim. 4:3).
Witt también es culpable de promover la confesión positiva. Esta herejía enseña que el hombre puede crear su propia realidad por medio del poder de la afirmación (confesión) positiva. Lo primero es visualizar salud y riqueza, y luego afirmarlas o confesarlas con la boca a fin de que las imágenes intangibles pudieran ser transformadas en realidades tangibles.

Para más información sobre esta herejía, recomiendo este artículo de Rubén Rodriguez.
En su mensaje titulado “Hay un milagro en tu boca,” Witt dice:

“Hay poder que Dios ha puesto en nuestra lengua cuando nosotros alineamos nuestra lengua a la Palabra de Dios, a la voluntad y al deseo de Dios. Usted y yo podemos ver cosas milagrosas suceder en nuestras vidas cuando empezamos a declarar milagros con nuestra boca”.

En un mensaje sobre liderazgo, Witt afirma que les dice a sus hijos que van a ser millonarios. Luego cuenta:

“Un día íbamos en la suburban y mi hijo me dice: ‘Papa, cuando yo sea millonario.’
¿Se da cuenta? Se lo empiezan a creer. Y ese es el poder la afirmación. Y la gente se empieza a creer lo que usted les dice. El poder de la afirmación es enorme. Eso es ser exactamente como es Dios. La Biblia dice que Dios habla las cosas que no son como si fueran. Eso es Dios”.

Aunque estos mensajes son de hace algunos años, Witt no ha abandonado esta falsa enseñanza. El recién pasado 18 de Enero de 2017, posteó este artículo en su página de Facebook:

En el artículo se lee lo siguiente:

“Después de imaginar cómo sería el resultado final de su obra, Dios habló y todo fue creado. ¡Sorprendente!, una enseñanza que nos advierte que las palabras tienen poder. Proverbios 18:21 dice: “Muerte y vida dependen de la lengua, según se utilice así será el resultado” (BLPH). Dios soñó con crear el universo y le dio vida a ese deseo declarándolo con su boca. ¿Qué sueño tienes y con qué palabras le estás dando vida? No seas el verdugo de tus sueños. A veces caemos en el error de preocuparnos más por la ropa que usamos que por las palabras que decimos.
‘El Señor tan solo habló y los cielos fueron creados. Sopló la palabra y nacieron todas las estrellas,’ Salmo 33:6 (NTV)”.

El 7 de Febrero de 2017, volvió a postear sobre la confesión positiva:
Marcos Witt Metafísico

4. UN COMPORTAMIENTO DIFERENTE

No os adaptéis a este mundo,
sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente,
para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios:
lo que es bueno, aceptable y perfecto”. Romanos 12:1-2

Witt ha mostrado en muchas oportunidades que su carácter ha sido moldeado según las creencias y valores del mundo. Y su comportamiento mundano ha quedado en evidencia debido a su orgullo, su ecumenismo, su círculo y su avaricia.

Orgullo

En el año 2008, Witt entregó en sus propias manos el premio Billboard al cantante de reggaeton, Daddy Yankee. Las letras de las canciones de Daddy Yankee contienen muchas referencias sexuales y sus videos muestran a mujeres bailando sensualmente. No se requiere gran discernimiento bíblico para saber que un líder cristiano no debe participar ni mucho menos premiar “las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprenderlas” (Efe 5:11). Ante esto, muchos cristianos exhortaron a Witt a que se comportara de una manera santa. Pero, ¿cómo respondió Witt? ¿Confesó su pecado? ¿Reconoció su error? No. Lejos de eso, negó haber estado en el escenario con Daddy Yankee y trató de idiotas a quienes lo reprendieron.

Este es el mismo Witt que dijo en su libro “¿Qué hacemos con estos músicos?” cosas como:

“Por mucho tiempo se ha sabido que los músicos somos personas «especiales», y no en el buen sentido de la palabra. Tenemos fama de complicados, egocéntricos, orgullosos, rebeldes y mucho más. Hay quienes evitan tratar con nosotros. Por muchos años se ha sabido de casos en que algunos músicos han creado divisiones en las iglesias, levantando rebeliones en contra de los pastores y creando problemas en general. Las envidias, celos, contiendas amarguras, pleitos y todos los frutos de la carne han traído vergüenza y afrenta a todos aquellos que nos llamamos «músicos». Por lo tanto, como la mayoría de la gente es muy dada a generalizar piensa que todos somos iguales y que no tenemos remedio, y es por eso que trataremos estos asuntos en este libro (pg. 7)”.

“Deberíamos reconocer que aquellos que se dedican al ministerio de la música tienen que ser responsables por sus actitudes, una de las cuales debería ser la compasión o misericordia por la gente (pg. 18)”.

“Cada vez que tengamos un «ataque» de egocentrismo deberíamos recordar que Jesús vivió para servir a los demás, y para dar su vida en rescate por muchos (pg. 18)”.

“Se acabó el tiempo de estar excusando a aquellos músicos que rehúsan adoptar las características de Cristo (pg. 18)”.

En efecto, Witt se ha rehusado una y otra vez a adoptar las características de Cristo. 1 Pedro 2:23 dice que cuando a Cristo “le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente” (1 Pedro 2:23).
Witt explicó una vez porque participa en este tipo de eventos seculares:

“Mi misión en los Latin Grammys es muy sencilla. Mi misión es brillar la luz de Jesús en un lugar donde no van desafortunadamente muchos cristianos. Y muchos cristianos nos atacan a nosotros por ir. Jesucristo dijo en Mateo 5:16 que nuestra luz brille delante de los hombres, para que vean nuestras buenas obras, y glorifiquen al Padre que está en los cielos. Hace muchos años entendimos que ese brillar no es en la iglesia. Es en los lugares donde hay necesidad de luz. Por eso es que voy. Dios nos presenta oportunidades para hablar y para brillar la luz de Cristo. El habernos traído el premio eso es lo de menos. …Ese premio lo que te permite es tener puertas abiertas para poder hablar del Señor….poder hablar el mensaje con claridad”.

¿Ha brillado la luz de Cristo por medio de Marcos Witt , en el mundo? Definitivamente no. Brillar la luz de Cristo ante los inconversos tiene que ver con dos cosas que Witt ha fallado en hacer: predicar el evangelio bíblico y vivir una vida santa.
En Juan 15:19-20 Jesús habló de la inevitable hostilidad entre el mundo y el creyente:
“Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra”.
¿Odia el mundo a Marcos Witt? No, el mundo no odia a Marcos Witt. El mundo ama a Marcos Witt. Lo ama tanto que le ha dado 5 Grammy, 2 premios Billboard y 8 premios Harpa. El mundo ha comprado millones de sus discos y le ha dado muchos reconocimientos. ¿Por qué razón el mundo odia a Cristo y a los cristianos pero ama a Marcos Witt? La razón es simple: Witt no confronta al mundo con su pecado. Jesús dijo a sus hermanos incrédulos: “No puede el mundo aborreceros a vosotros; más a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas” (Juan 7:7).
Cristo compartía con pecadores porque a estos vino a buscar y a salvar pero jamás consintió en el pecado de ellos. A la adúltera le dijo: “Ni yo te condeno; vete, y no peques más” (Juan 8:11). Cristo vino a llamar a pecadores al arrepentimiento y a creer en el evangelio (Mar 1:15). En cambio Witt trata con el pecado de la gente “con liviandad, diciendo: Paz, paz; y no hay paz” (Jer 6:14).
El carácter mundano Witt, según el apóstol Juan, refleja una ausencia del amor de Dios:

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo”. 1 Juan 2:15-16

En donde más Witt muestra su vanagloria es en sus shows. En ellos hay un evidente culto a su personalidad. Los conciertos de música cristiana deben ser muy distintos a los conciertos seculares. En los conciertos cristianos, el cantante debe pasar totalmente a segundo plano y guiar a la audiencia hacia Dios y no hacia a él.
Aquí vemos a Witt centrando toda la atención del público en sí mismo al realizar el desafío de la cubeta de agua fría. Y esto, en un concierto de música que supuestamente tiene por objetivo de guiar a las personas a Dios.

Acá lo vemos, cual “rock star,” lanzándose al suelo mientras el público lo celebra a gritos:

Ecumenismo

El catolicismo romano niega doctrinas esenciales de la fe cristiana como la justificación por fe solamente, la Sola Escritura y la exclusividad de Cristo como único Mediador entre Dios y los hombres. Esto hace imposible que el catolicismo sea considerado como cristianismo. Por lo tanto, no puede haber unidad espiritual entre cristianos y católicos. Pablo afirma claramente esto cuando dijo:

“Os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos” (Rom 16:17).

El apóstol Juan añade que “Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina [de Cristo], no lo recibáis en casa, ni le digáis: !Bienvenido!” (2 Juan 1:10).

A pesar de la clara prohibición de las Escrituras de participar en eventos religiosos donde la doctrina de Cristo es rechazada, Witt decidió ser parte del encuentro ecuménico de C.R.E.C.E.S. (Comunión Renovada de Evangélicos y Católicos en el Espíritu Santo), en Junio del año 2006 en el Luna Park de Buenos Aires, Argentina.
En la conferencia de prensa de dicho encuentro, en donde fue presentado como un hermano evangélico, el cantante reconoció que:

“La convocación de hoy es un camino nuevo, peligroso, difícil, pero que potencialmente nos puede llevar a una nueva historia y tenemos que escribirla usted y yo. …Es un nuevo día y necesitamos buscar un nuevo camino. Me uní a esta invitación porque quiero investigar este camino, quiero caminar por esta vereda diferente, porque ya conozco la otra. Que Dios nos de la sabiduría, la gracia, para poder tener el acercamiento que yo sé que está en el corazón de Dios. Por eso estoy aquí”.

No sé en qué se basó Witt para asegurar que este tipo eventos “están en el corazón de Dios”. Lo que sí podemos saber es que no se basó en la Palabra de Dios. Es evidente que Witt es ignorante de la Biblia o la conoce, pero, no la obedece. No creo que exista una tercera opción que explique las acciones de Witt.
Witt participó directamente y activamente en todo el evento, liderando la alabanza y orando con líderes católicos. Sus acciones ejemplificaron a la perfección lo que es unirse en yugo desigual con incrédulos (2 Cor. 6:14). Y como era de esperar, Witt recibió una ola de críticas de diversos grupos evangélicos, quienes justamente lo acusaron de ser ecuménico y de negar a Cristo. Para hacer frente a estas acusaciones, Witt publicó un video en donde negó tajantemente que fuera ecuménico. Estas son algunas de las declaraciones que hizo en el video:

“Tengo 26 años en el ministerio a tiempo completo. A través de todos estos años ha sido el más alto de los honores representar al precioso Cuerpo de Cristo en América Latina. Lo seguiré haciendo hasta que regrese el Señor. No existe otro camino para mí. Estoy firme en esta convicción: Soy cristiano, evangélico y firme seguidor de Jesucristo. El hecho que alguien cuestione eso no es solamente ilógico, dado los años que tengo de servir al Señor, [sino también] ofensivo”.
No soy ecuménico. Nunca lo he sido. Nunca lo seré. Creo firmemente en lo que la Reforma Protestante logró”.
“Mi objetivo al ir es brillar la luz de Jesús, como lo intento hacer en todos los lugares a donde voy”.

En lugar de usar este video para reconocer su error y pedir perdón a Dios y a la Iglesia evangélica, Witt decidió defender lo indefendible y negar toda responsabilidad por sus actos. Además culpó a otros de irresponsabilidad, de sembrar discordia y de causar confusión. Posteriormente, muchos siguieron pidiendo explicaciones a Witt sobre su ecumenismo, pero sus respuestas continuaron negando la realidad e incluso se mostró molesto (ver aquí y aquí) por la insistencia de la gente con el tema.
Algunos podrían pensar que no es justo insistir con algo que pasó hace 10 años, especialmente considerando el hecho de que Witt no haya vuelto a participar de este tipo de eventos. Lamentablemente, hace unos meses atrás, Witt confirmó su ecumenismo al volver a participar en el evento ecuménico C.R.E.C.E.S. que se realizó el 10 de octubre del 2016 en Luna Park. Esta vez, su participación se limitó a lo que dijo en un video que fue mostrado en el evento. Witt dijo en el video:

“Es un gusto saludarles en esta nueva oportunidad de estar juntos en este gran evento C.R.E.C.E.S. Recuerdo muy bien mi paso por ahí, el tiempo juntos que vivimos adorando a nuestro Señor Jesucristo y exaltando su nombre”.

Lo que Witt está haciendo es despreciable. Por un lado, está confundiendo a muchos cristianos al dar a entender que los católicos son hermanos con los cuales simplemente tenemos diferencias doctrinales. Esto demuestra un tremendo desprecio por las doctrinas esenciales del cristianismo. Por otro lado, está haciendo algo mucho peor: Está mintiéndole a los católicos y pavimentando su condenación eterna al implicar que son cristianos sin antes llamarles a arrepentimiento y fe en Cristo. ¿Cómo Witt puede dirigirse a cientos de católicos y no hablarles la verdad en amor? ¿Cómo puede callarse sobre todas esas herejías destructivas del catolicismo como la salvación por fe más obras, la adoración de María y los santos, el papado o la misa?
Quizás la razón de su silencio se debe a que sabe que si habla la verdad, ya no contará con el amor y el respeto de los católicos. Pero si fuera un verdadero siervo de Cristo no buscaría el favor de los hombres sino el de Dios (Gál 1:10).

Recursos adicionales sobre el catolicismo:
¿Son los católicos salvos?
¿Es bíblico el ecumenismo?

Círculo

El círculo de amigos de Witt está compuesto por varios de los falsos maestros más conocidos de Latinoamérica. La incapacidad de Witt para reconocer la evidente falsedad de estos hombres, es una clara indicación de que no es cristiano. ¿Por qué? Porque un verdadero cristiano posee el Espíritu Santo, quien ayuda al creyente a discernir la verdad y a rechazar el error (1 Cor. 2:10-16). Cabe mencionar que la ausencia del Espíritu es una característica de los falsos maestros (Judas 19).
Haz un clic en los nombres de estos apóstatas para que conozcas de sus herejías y blasfemias.

Cash Luna

Dante Gebel

Guillermo Maldonado

Mención especial para Joel Osteen con quien “pastoreó” por 10 años en la “iglesia” Lakewood.

“¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?” (Amós 3:3)

Avaricia

La avaricia es una característica de un falso maestro (2 Pedro 2:3), la cual, Witt ha manifestado en más de una oportunidad. Esto es evidente incluso para un diario secular que le dio el nombre “La fe mueve montañas… de dinero,” a una entrevista que le hicieron.
En un mensaje sobre liderazgo, Witt hizo la siguiente afirmación:

“Yo les digo a mis hijos: Usted va a ser millonario. Un día alguien me retó: ‘Y pastor, ¿por qué les dice eso a sus hijos? ¿No cree usted que los va a materializar mucho? ¿Ponerlos a pensar demasiado en dinero?’ Y yo le dije: ‘Ojalá.’ ¿Cómo que no voy a desear eso sobre sus vidas? A mí no me urge que ellos sean millonarios. Yo necesito sus diezmos para cumplir con todos los sueños y visiones que Dios me ha dado. ¿Cómo no voy a querer que sean millonarios?”

En otra ocasión se jactó de su éxito y de la cantidad de dinero que produce la empresa que él fundó:

“Con esos mil dólares empecé una empresa que hoy se llama el Grupo CanZion. El Grupo CanZion hoy está evaluado en millones y millones y millones de dólares. Tiene oficinas en todos los países de América. Es la disquera más grande de música cristiana del mundo entero, hispana. Yo tomé esos mil dólares y empecé lo que es ahora el Grupo CanZion. Seiscientas personas trabajan a tiempo completo en el Grupo CanZion por todo el mundo. Seiscientas”.

Estas palabras de Witt son suficientes para notar su avaricia. Sin embargo, la evidencia más clara de su amor por el dinero es el hecho de que predica el “evangelio de la prosperidad,” como ya vimos anteriormente.

CONCLUSIÓN

Quiero concluir con estas palabras de J.C. Ryle:

“Si nos aferramos a lo que es bueno, nunca debemos tolerar o apoyar ninguna doctrina que no sea la pura doctrina del Evangelio de Cristo. Hay un odio que es francamente caridad, que es el odio por la doctrina errónea. Hay una intolerancia que es francamente digna de elogio, que es la intolerancia de la falsa enseñanza en el púlpito. ¿Quién pensaría en tolerar un poco de veneno que se les daba día a día? Si hay hombres entre vosotros que no predican ‘todo el consejo de Dios,’ que no predican de Cristo, el pecado, la santidad, la ruina, la redención y la regeneración, y no predican estas cosas de una manera bíblica, debes dejar de escucharlos”.

Que Dios tenga misericordia de Marcos, y no tan solo de él, sino también de las millones de personas que lo siguen.


[1] El verbo convencer significa llevar a alguien a un reconocimiento de su culpa personal.
[2] “¿Qué hacemos con estos músicos?” pg. 184.
[3] Para una explicación de lo que es el verdadero evangelio y como deber ser predicado, recomiendo este video de John MacArtur.