Uno de los temas más olvidados en estos días en algunas iglesias es la importancia de la Palabra de Dios. Es imposible que una iglesia sobreviva si no cuenta con el alimento necesario. Quienes olviden la importancia de la Palabra de Dios y la importancia de una Predicación fiel a Las Escrituras poco a poco se conviertiran en sinagogas de satanás o simplemente desaparecerán.


La importancia de la Predicación es fundamental, debido a esto, deseamos compartir una serie de artículos sobre La Predicación Expositiva. Transcribiremos la excelente miniconferencia que realizó nuestro hermano Hugo Gálvez a los pastores Sugel Michelén y Miguel Núñez para el Ministerio Predicación Expositiva. La entrevista fue realizada en junio del 2015, mientras viviamos La Conferencia Caminamos por una Senda Marcada en la ciudad Temuco, Chile.

Esperamos que Dios les ayude a amar la Palabra de Dios, a vivirla y a predicarla como está escrito, de manera fiel a nuestro Dios a quien debemos de dar cuenta.

¿Qué es la predicación Expositiva?

«La Predicación Expositiva es aquella predicación donde el mensaje del sermón es el mensaje del texto».
— Sugel Michelén

Yo no debo tomar Las Escrituras como una excusa o como un trampolín para saltar del texto a dar mis propias ideas yo debo predicar lo que el Espíritu Santo inspiró y la intención con la que el Espíritu Santo la inspiró. Es predicar la Palabra de Dios.

Pablo le dice a Timoteo en 2 Timoteo 4, Timoteo Predica la Palabra. La idea es expón lo que La Palabra de Dios realmente enseña.

El mismo Jesús dijo en Juan 12:49: Porque yo no he hablado por mi propia cuenta, sino que el Padre mismo que me ha enviado me ha dado mandamiento sobre lo que he de decir y lo que he de hablar. Y sé que su mandamiento es vida eterna; por eso lo que hablo, lo hablo tal como el Padre me lo ha dicho.
Si el Señor Jesucristo que es el Dios encarnado se preocupo por hablar exactamente lo que el Padre le había dicho que hablara, cuanto más nosotros; simples mortales que estamos exponiendo la Palabra de Dios.

David R. Helm dice: “Algunos usan la Biblia como apoyo como el borracho usa la farola no para buscar iluminación sino para apoyarse en la Biblia”.

Esto es lo que nosotros no debemos hacer, yo no debo usar la Biblia como una excusa para exponer lo que yo pienso. Yo debo estar seguro de que lo que estoy diciendo es lo que La Palabra de Dios realmente enseña porque esa fue la intención del Espíritu Santo.

En resumen, Predicación Expositiva es donde El mensaje del Sermón es exactamente el mensaje del Texto.

El Pastor Miguel Núñez comenta: “Existen varias formas de expresar lo que es la predicación expositiva, podríamos comentar que es la exposición haciendo uso de una estructura que el mismo texto provee, tomando en consideración el contexto inmediato y el contexto general de la Palabra. Hacerlo de una manera Cristocentrica, ya que toda La Palabra de Dios habla o gira en torno a la persona de Jesús”. La Predicación Expositiva es donde el mensaje del Sermón es el texto de La Palabra.

¿Cómo desarrollamos una buena Predicación Expositiva?

El pastor Miguel indica que se podría realizar todo un curso sobre el tema pero que existen principios que nos ayudarán a realizar una buena predicación expositiva.

En Primer lugar, se necesita saber en qué contexto está el texto escrito. Que es lo que el capítulo donde se encuentra el texto dice, necesito saber en qué tipo de libro este texto se encuentra (histórico, profético, apocalíptico, etc.), esto me ayudará a conocer que es lo que estoy manejando.

Necesitamos conocer algo sobre el autor que escribió el texto. Una cosa más sencillas que puedo hacer con el texto es cuestionar al texto, hacerle preguntas al texto: ¿cómo? ¿cuándo? ¿dónde? ¿de dónde viene esto? ¿qué le precede? ¿qué le sigue? ¿qué motivó esto? ¿qué motivó al autor a decir esto?.

Prestar atención a palabras claves. Lo que más nos ayuda a ver la centralidad de un texto es prestar atención a los verbos. Los verbos llevan la voz de mando; y sobre todo los verbos imperativos. Luego todo lo que está al rededor de esos verbos.

Necesito prestar atención a los adverbios, a los adjetivos que describen aquello que está siendo mencionado, lo que está siendo definido, necesito prestar atención a palabras o frases claves: por tanto, por consiguiente, luego de. Cuando veo estas palabras debo devolverme ya que me está conectando con lo que antecede al texto.

Cada palabra que está en el texto es importante porque Dios la inspiró de manera verbal, pero también desde el punto de vista gramatical, son palabras que establecen la sintaxis del texto y la conexión de las ideas. Es por esto que debemos prestar atención a cada cosa que estamos leyendo.

El pastor Sugel Michelén declara que al ver todo lo que pastor Miguel decía —La predicación es un trabajo, y es un trabajo arduo— 1 Timoteo 5:17 dice: “Los ancianos que gobiernan bien sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar”. La palabra trabajan de ese texto es la misma que Dios le dice a la Iglesia de Éfesos en apócalipsis: “Yo conozco tu arduo trabajo y paciencia”.

La predicación es un arduo trabajo

Cuando tomas el texto bíblico y comienzas a desentrañar lo que ese texto bíblico dice, la intención del Espíritu Santo. Luego tratar de aplicar el texto a la congregación que le estoy predicando de acuerdo a la intención aplicativa del Espíritu Santo es un tremendo trabajo.

Es un trabajo que no podemos hacerlo  en nuestras propias fuerzas

Es un trabajo en el que hay que hacer oración, es un trabajo que hay que hacer en absoluta dependencia del Espíritu de Dios.

Es una osadía que una persona común y corriente como cualquiera de nosotros, tome Las Escrituras en sus manos y trate de hacer eso en sus propias fuerzas. Eso es imposible; nosotros necesitamos la ayuda del Espíritu de Dios.


Puedes ver el vídeo completo en el sitio web de Predicación Expositiva: Primera miniconferencia de Predicación EXPOSITIVA