“Lo que la sociedad piense, determina su manera de actuar” Francis Schaeffer 

Mi nombre es Jean Marco Pumarol, soy un joven cristiano que ama la Palabra de Dios y su poder para transformar la mente y el corazón de las personas. Agradezco al equipo editorial de Esclavos de Cristo por la oportunidad que me brindan de servir a mi generación a través de los artículos y reflexiones que estaré compartiendo con los lectores de este importante ministerio para la iglesia hispana del siglo XXI. La realidad es que la generación que nos ha tocado vivir es una generación poco reflexiva y que no estima en lo absoluto la lectura, esta generación se caracteriza por vivir el momento sin pensar las consecuencias de sus actos o de sus ideas, mi motivación con esta columna en este ministerio es apuntar a los jóvenes cristianos a una cosmovisión cristiana en todas las áreas de la vida.

Pero primero es importante definir ¿Qué es una cosmovisión? En el libro del filósofo alemán Wilhelm Dilthey llamado “Introducción a las Ciencias Humanas” se desarrolla el termino en alemán Weltanschauung que adaptado al español es cosmovisión: “Una cosmovisión es una idea de la estructura del mundo, que crea el marco o paradigma para las restantes ideas. Sin embargo, una cosmovisión no es una elaboración filosófica explícita ni depende de una; puede ser más o menos rigurosa, acabada e intelectualmente coherente”. En pocas palabras podemos definir una cosmovisión como la forma o los “lentes” como yo observo y pienso todas las áreas de la vida y el mundo a la luz de esa idea o ideas.

Entonces, ¿Qué es una cosmovisión cristiana o cosmovisión bíblica? La realidad es que una cosmovisión cristiana es la forma como yo observo la vida y el mundo de manera objetiva a la luz de la Palabra de Dios. Una cosmovisión bíblica es ver todas las aristas, circunstancias, experiencias y pensamientos de la vida a la luz de la Biblia. ¿Por qué es necesario tener una cosmovisión cristiana ante la vida? porque como observamos al inicio de este artículo “Lo que la sociedad piense, determina su manera de actuar” por lo que si nosotros como cristianos queremos agradar a Dios a través de nuestras acciones en agradecimiento a la bendita gracia inmerecida mostrada en la cruz del calvario en Cristo es necesario que nuestras mentes sean renovadas y que no sean adaptadas o amoldadas al sistema del mundo (Romanos 12:2) el cual es dirigido por el príncipe de la potestad del aire, el diablo (Efesios 2:2).

¿Cuál es el propósito de la cosmovisión cristiana? Ese propósito lo encontramos en 2 de Corintios 10:4-5

4 porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas; 5 destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo.” 2 de Corintios 10:4-5 LBLA

La cosmovisión cristiana aparte de ser el mecanismo por el cual vemos la vida también es el instrumento utilizado para la destrucción de fortalezas, esas fortalezas son un lenguaje metafórico para referirse al lugar donde la sabiduría humana se refugia, esas fortalezas son destruidas con la “Espada del Espíritu” porque nada más que la Palabra de Dios para destruir las especulaciones y todos los razonamientos altivos que se levantan para suprimir la verdad de Dios. Conociendo la voluntad de Dios revelada en Su palabra podremos combatir contra todos los pensamientos que se levanten para suprimir la verdad. El propósito de la cosmovisión cristiana es llevar todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo.

Vivimos en tiempos donde la mentira es considerada como la verdad y la verdad como la mentira, en tiempos como describe el profeta Isaías donde a lo bueno se le llama malo y a lo malo se le llama bueno, en tiempo como estos es necesario levantar la verdad como nunca antes, debemos no solo levantar y proclamar la verdad, sino que debemos como cristianos vivir la verdad. Al parecer como dice John Stott en su libro “El mensaje de Romanos” comentando acerca Romanos 12:2, dice que los seres humanos somos imitativos por naturaleza. Necesitamos un modelo el cual podamos copiar, y en última instancia dice Stott, solo hay dos: El mundo actual y su manera de pensar y de vivir y por otro lado está la voluntad de Dios la cual es buena, agradable y perfecta. El reto para los cristianos es que no nos adaptemos a este mundo, sino que seamos transformados mediante la renovación de nuestras mentes. Dios quiere transformar nuestras mentes con el poder de Su palabra para que sepamos cuál es Su voluntad la cual es buena, agradable y perfecta.

Tengo la intención a través de esta columna de traer temas polémicos y de actualidad desde un punto de vista bíblico. En ocasiones mis escritos estarán cargados de textos bíblicos y serán sustentados desde el punto de vista teológico, pero en otras ocasiones argumentare bajo las premisas de la revelación general dada en la creación por nuestro Dios con el objetivo de apuntar a la revelación especifica que es la toda-suficiente inerrante e infalible Palabra del Dios viviente. Será una experiencia bien edificante tanto para ustedes como para mi. Y es mi meta que la palabra de verdad abunde más y más en nuestros corazones para la salvación de los incrédulos, para la proclamación de la verdad y para la gloria solamente del Dios trino revelado en las Escrituras.

¿Cuáles temas consideras pertinentes que desarrollemos? ¿Qué te pareció esta primera entrega? Déjanos saber a través de nuestra cuenta de twitter @puma2197 o nuestro correo electrónico [email protected]