Todos nos hemos preguntado en alguna ocasión, por la voluntad de Dios en nuestra vida. Cuando tenemos que tomar decisiones importantes, ya sea en lo académico, laboral o personal, buscamos saber la voluntad de Dios.

Muchas veces, erróneamente, hemos pedido a Dios que nos de “señales” para saber su voluntad. Sacamos textos de su contexto para que Dios nos muestre, como al siervo de Abraham (Génesis 24) o a Gedeón (Jueces 6), señales específicas para conocer qué debemos hacer.

Sin embargo, la voluntad de Dios no funciona así. Cuando estudiamos la Biblia nos damos cuenta que la voluntad de Dios es la característica por la cual Dios decide quién es y qué hace.

Mandamientos y Decretos

En su sistemática, Wayne Grudem señala que podemos identificar dos tipos de “voluntad” de Dios en la Biblia: la de mandamiento y la de decreto (Deuteronomio 29:29).

La voluntad de mandamiento refleja el carácter moral perfecto de Dios y se encuentra expresada en las leyes (Exódo 20). La voluntad de mandamiento de Dios es que no matemos, robemos, mintamos, etcétera. Esta voluntad es fácil de conocer, puesto que está escrita en la Biblia. Por esta razón también se le llama voluntad revelada.

La voluntad por decreto refleja la soberanía de Dios y se encuentra expresada en los acontecimientos pasados, presentes y futuros (Efesios 1:11, Apocalipsis 4:11, Daniel 4:32, Romanos 13:1, Hechos 4:27-28). En otras palabras, la voluntad de decreto de Dios es su designio para todos los acontecimientos personales o globales a lo largo de la historia y el futuro de la humanidad y su Iglesia. Todo lo que acontece diariamente es la voluntad por decreto de Dios. Esta voluntad no se puede conocer con anticipación, solo cuando sucede, por lo que también se le conoce como voluntad secreta.

Como ya te habrás dado cuenta, existe un aparente conflicto aquí. Muchas de las cosas que suceden (voluntad por decreto) no van de acuerdo a las leyes de Dios (voluntad por mandamiento). Esto es cierto, Dios permite por su soberana voluntad que sucedan cosas que van en contra de su carácter moral. Sin embargo, esto no significa que Dios se contradiga.

El Dr. R. C. Sproul, en su libro Grandes Doctrinas de la Biblia, explica esta situación con un ejemplo concreto. Sproul dice que esta aparente contradicción es como una madre que manda a sus hijos a hacer su cama diariamente por la mañana. En ocasiones ellos no lo hacen pero, ella tampoco, hasta que los pequeños regresen del colegio para que ellos mismos lo hagan. Ella desea que la cama esté arreglada, pero también permite que la cama no esté arreglada hasta que los niños lo hagan ellos mismos.

Este ejemplo —como todo ejemplo que trata de explicar a Dios— tiene fallas, sin embargo es útil para mostrarnos cómo interactúan ambas voluntades de Dios sin un conflicto real.

¿Cuál Es La Voluntad De Dios Para Mí?

Entonces, ¿cómo conocer la voluntad de Dios para mi vida? El primer filtro es la Escritura. Si te estás preguntando por algo que contradice la voluntad de mandamiento de Dios, ¡alto! No lo hagas. No es la voluntad de Dios para tu vida.

Si, por el contrario, no estás debatiendo entre cometer un pecado u obedecer a Dios, sino que es una decisión entre dos cosas que no contradicen la voluntad de mandamiento de Dios, la situación es diferente.

Tim Keller explica en varios de sus sermones cómo la voluntad secreta de Dios era revelada en el Antiguo Pacto a través del misterioso Urim y Tumim. Estos eran instrumentos que revelaban la voluntad secreta de Dios en la toma de decisiones.

Keller continúa diciendo que en el Nuevo Pacto ya no existen estos instrumentos, hoy tenemos al Espíritu Santo. Hay una gran diferencia entre usar una bola 8 para tomar una decisión y usar la sabiduría en el Espíritu de Dios. La primera no necesita esfuerzo y madurez, la segunda sí.

Muchas veces, la voluntad del Señor no es clara en nuestras vidas, pero Dios nos ha dotado de su Espíritu para que en la madurez en Cristo, en oración, estudio y con consejo de cristianos sabios, tomemos decisiones para su gloria.

¿Cómo te ayuda conocer la distinción entre la voluntad de decreto y la de mandato? ¿Cómo te ayuda a tomar decisiones la voluntad revelada de Dios? ¿Cómo te ayuda a confiar en Dios su voluntad secreta expresada en la historia? Ahora que conoces la voluntad de Dios, ¿cómo puedes ayudar a alguien que necesita tomar una decisión difícil?


Fotografía de Joshua Earle