Escuadrón Suicida (Suicide Squad) es una de las primeras películas de cómics protagonizada por villanos, entre los cuales se encuentran la psicópata Harley Quinn, el asesino a sueldo Deadshot, el piroquinético y ex-gánster El Diablo, el ladrón Capitán Bumerang, el monstruo caníbal Killer Croc y el mercenario Slipknot. Esta entrega implica un nuevo movimiento no solo para su franquicia DC Comics, sino también para todo el mundo del cine ya que, hasta ahora, las películas de superhéroes tenían como contenido básico una batalla entre el bien y el mal, pero en Escuadrón Suicida tenemos algo muy diferente: una guerra de malos contra malos. No obstante, la propuesta ya es un éxito.

¿A qué se debe tal éxito? ¿Y por qué vale la pena detenerse a meditar en este asunto? La razón por la que vale la pena reflexionar y pensar acerca de por qué miles y miles de personas encuentran diversión en una película como esta es por lo que el perfil de sus protagonistas, el cual es evidentemente grotesco y extremadamente nocivo, refleja acerca de nuestra sociedad.

La atracción por Harley Quinn

Démosle una mirada rápida al personaje más popular de la película, cuyas fotos y videos llenan las redes sociales: Harley Quinn, conocida también como la novia del Joker (más conocido como el Guasón en Latinoamérica). Bruce Timm, uno de los artistas responsables de Harley en Batman: The Animated Series, dijo sobre la popularidad de la psicópata: “Acabo de hacer un espectáculo en Francia, hace un par de meses y allá hay más Harleys que cualquier otro personaje. Incluso hay personas que se visten como su faceta de psiquiatra, antes de que se convirtiera en Harley Quinn”.

¿Quién y cómo es Harley Quinn? En un artículo en el popular periódico The New York Times, se dan los siguientes detalles acerca de la historia de este personaje: “Harley tiene múltiples personalidades, tendencias homicidas, síndrome de Estocolmo y, posiblemente, sufre ‘trastorno psicótico compartido’. Es una sobreviviente de la violencia doméstica (no es sorprendente con ese ex-novio), que asesina a adultos y a niños. Sus armas preferidas, incluyen mazos, bates de béisbol y cupcakes explosivos. […] En varias encarnaciones, en particular en los videojuegos, Harley ha sido una verdadera supervillana que mutila y mata con alegría desenfrenada. […] Como la novia del Guasón, representaba el prototipo de la víctima que soporta golpes, intentos de asesinato y los más sádicos juegos mentales. […] También se resalta su larga relación con Hiedra Venenosa, llena de largos abrazos, fiestas de pijamas y miradas sentimentales. El año pasado, la cuenta oficial de DC en Twitter confirmó que Harley y Hiedra eran novias, aunque “sin los celos de la monogamia”. [1]

En Escuadrón Suicida Harley mantiene este mismo perfil ya descrito. Margot Robbie, la actriz que la representa, describe a Quinn como uno de los miembros del Escuadrón más manipuladores, y su relación con el Joker como “increíblemente disfuncional”. Además, agregó que Quinn está “loca por él, así como él lo está. Pero ella lo ama y es una relación muy poco saludable, muy disfuncional. Sin embargo, suele ser adicta a él, literalmente.” El productor Richard Suckle también dice sobre Harley: “No se puede llegar a los adjetivos suficientes para describir todas las diferentes cosas que hará”.

Llamativamente, para unos pocos y natural para muchos, Warner Bros difunde los trailers de la película con declaraciones como las siguientes: “Ser malos es divertido”, “Únete al caos”, “Él es alcohólico, mujeriego y con una gran habilidad para el boomerang”, “¡Nadie puede detener a los chicos malos!”. Tales palabras buscan atraer al público por medio de causar identificación e invitar a ver una película que promete una experiencia placentera que vale la pena. Desafortunadamente, miles responden a esta iniciativa.

¿Por qué, entonces, a pesar de tener protagonistas con perfiles tan grotescos, Escuadrón Suicida sigue siendo una película atractiva y divertida para nuestra generación?

El corazón del problema

“Tengo hijas”, dijo Margot Robbie respecto a su personaje Harley Quinn, “y creo que se conectan con su libertad, con su manera de hacer lo que quieren y ser las personas que les da la gana”. Tara Strong, quien ha encarnado a Harley en varias series animadas y videojuegos, dijo también: “A veces deseas romperle el cráneo a una persona, pero no puedes hacerlo porque es ilegal. […] A la gente le encanta Harley porque está totalmente loca”.

Acá, estimado lector, es donde está el problema. Tan solo consideren por unos minutos, de una manera sobria, las declaracione de Margot Robbie y Tara Strong. Margot dice, en esencia, que la razón por la que sus hijas se identifican con Harley es porque a Harley no le interesa para nada el dominio propio, ni el amor, ni la consideración del prójimo, sino que expresa libremente lo que piensa y quiere -sin importar qué tan malo sea, sin importar quién muera. Me pregunto qué tiene de bueno eso. Me pregunto por qué Margot habla tan libremente de semejante manera. ¿Qué tiene en mente una madre para modelar a sus hijas un ejemplo de vida semejante? ¿Cómo espera que reaccionen y se conduzcan en la vida?

Hoy vivimos en días en donde se habla de una manera increíblemente soberbia y egoísta de la libertad y la expresión personal; y Harley Quinn es admirada por tomarse la libertad de expresar su maldad sin que le importe nada. Y me vuelvo a preguntar: ¿qué tiene esto de divertido? Tara Strong parece dar una respuesta: “A veces deseas romperle el cráneo a una persona, pero no puedes hacerlo porque es ilegal”. ¡Ahí está! En el mundo del cine y la fantasía, usted puede disfrutar de ver a Harley Quinn hacer lo que usted quisiera hacer, pero que sabe que es una locura en la realidad. Esta es la realidad:

Los hombres disfrutan la maldad y se identifican con quienes la hacen de una manera egocéntrica como Harley Quinn. ¡Esta ya no es la ficción, es la realidad!

Creo, entonces, que cada uno debe preguntarse seriamente: Si nos identificamos con personajes crueles, tremendamente malos y egocéntricos, y si disfrutamos películas como Escuadrón Suicida, ¿qué nos distingue de sus personajes? Aunque en el mundo real no hagamos las mismas cosas que ellos hacen en el mundo de fantasía, ¿no somos culpables por disfrutar mirando como ellos matan, roban y mienten sin un gramo sensibilidad? Para los cristianos esto no es ninguna sorpresa, ya que Jesús afirmó que el corazón de los hombres es una fábrica de producir maldades (Mateo 15:19).

Esta es la enseñanza de todas las Escrituras: que los hombres nacen no en un estado de moralidad neutral sino con una inclinación espontánea hacia las cosas malas (Salmo 51:5), que por lo tanto son incapaces de vivir incluso tan solo conforme a su consciencia (Jeremías 13:23) y que su única esperanza es que Dios les dé una nueva naturaleza pura (Juan 3:3). Si seguimos avanzando, también podemos decir que Jesús enseñó que para Dios, el hecho de que un hombre cultive malos deseos tales como la lujuria o el odio, es igual que si cometiera adulterio o asesinato (Mateo 5:21-22 y 27-8). ¿Y qué verá Dios en el corazón de un hombre que disfruta una película como Escuadrón Suicida?

Las consecuencias

Pero hay más. Escuadrón Suicida no solo existe porque hay miles de personas que disfrutan de la violencia y la maldad, sino que las cosas se ponen peor: porque las películas crean filosofía. Alguien dijo alguna vez que “las películas son los filósofos de hoy” y esto, en gran medida, es cierto.

Permítame citar al pastor John MacArthur refiriéndose a este tema. En cierta ocasión, se le preguntó al pastor John qué opinaba sobre la película Crepúsculo, que trata sobre vampiros y hombres lobo; él respondió:

“No creo haber leídos diez palabras sobre vampiros y hombres lobos. No dejaría a ningún niño acercarse a esas cosas. Ellos ya tienen suficiente maldad en su mundo real, pero entonces se crea un mundo horroroso, irreal y de fantasía con cosas aún peores. En el mundo real hay cosas que están bien. En el mundo real hay actitudes que son aceptables y otras que son inaceptables. En el mundo real hay un nivel de furia y de maldad, pero en el mundo de vampiros y hombres lobo, hasta donde entiendo, puedes volar por el aire, morder la cabeza de alguien y escupirla, o puedes convertirte en una clase de criatura horrible que puede causar estragos, masacrar personas y destruir ciudades. Y esto se aplica a videojuegos, libros, películas, y cualquier cosa que lleve a la gente a un mundo de fantasía. Los lleva a un lugar peligroso, porque no hay fronteras, no hay límites al comportamiento en el mundo de fantasía. Y esta es la razón por la que tenemos ciertas actitudes en el mundo real que van más allá de los límites, en un grado que nunca tuvimos antes. La gente felizmente cruzó la línea entre el mundo real y el de fantasía”.

Escuadrón Suicida refleja una idea existencialista de la vida: Dios no existe, por lo tanto no existe el bien y el mal, y el amor no tiene significado, sino que solo quedan los instintos malos de los hombres corriendo sin límites. Las películas, por absurdas que parezcan, transmiten una filosofía, y las ideas siempre tienen consecuencias.

Una apelación final

Ahora le pregunto, estimados lector, con lágrimas en mis ojos: ¿Es este el mundo que quiere? ¿Es esto lo que lo divierte y atrae? ¿Es así cómo quiere que sean sus niños? ¿Resistirá más la verdad que clama dentro de nosotros: que la vida no es así, que hay un sentido trascendental por el que existimos y que nos da un propósito por el cual vivir?

Todos lo valores que Escuadrón Suicida transmite y disfruta son contrarios al cristianismo. En el cristianismo, la vida tiene sentido porque hemos sido todos creados por Dios; en el cristianismo, los hombres tienen un alto valor y dignidad ya que fueron hechos seres especiales conforme a la semejanza de Dios; en el cristianismo, el amor gobierna la vida en su totalidad; en el cristianismo, el orgullo y la maldad son terribles y no pueden ser tolerados; en el cristianismo, todos aquellos que se arrepienten de su rebelión a Dios son restaurados a una relación con Él que puede hacer puro al hombre más malvado y feliz al hombre más desdichado; en el cristianismo, el bien vence al mal por medio de la cruz de Cristo: el lugar donde Dios se entregó voluntariamente para pagar nuestras deudas ante Su ley a fin de poder ofrecernos la vida eterna.

Jesús dijo: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12) ¿Te acercarías a conocerlo, en medio de este mundo de oscuridad? Innumerables personas a través de estos dos mil años hemos experimentado la realidad de su Persona y de sus Palabras, encontrando en Él un tesoro escondido de infinito valor e irresistible hermosura. Jesús es la luz del mundo y mientras más lejos esté un hombre y una sociedad de Él, más oscuro se volverá todo: por eso, Escuadrón Suicida existe.


[1] Harley Quinn, nuestra psicópata favorita del universo de DC Comics, salta a la fama