La primera mini-conferencia de Soldados de Jesucristo, tocó un tema sensible para muchos, me incluyo, los jóvenes que hoy despiertan a las doctrinas de la gracia y al Evangelio, anhelan el ministerio pastoral y ser usados por Dios, pero ¿estamos conscientes de qué es el llamado pastoral?

El llamado pastoral no es un juego o un pasatiempo, el llamado pastoral es uno de los trabajos más difíciles y el hombre que desee ser pastor debe saber que horrenda cosa es caer en manos de un Dios vivo y Santo.

El pastor Otto Sánchez, junto a Edgar Aponte tocaron el llamado pastoral, desde un aspecto bíblico. Es muy conocido que algunos creen que el llamado pastoral se entrega por profecía, esperando que algún hombre les adivine el futuro, también otros desean el ministerio pastoral para lograr ser reconocidos, seguir haciendo crecer su ego y amor propio. Hay quienes desean el ministerio por vana gloria y tal vez esconden esa vana gloria tras una careta de ortodoxia o de humildad hipócrita; podrán hacer creer a muchos que su deseo es genuino pero es Dios el que conoce los corazones de los que se acercan al ministerio y sus motivaciones. Son las ovejas de Cristo las que estarán bajo el liderazgo de uno o varios hombres, por lo tanto su llamado debe ser genuino.

En la mini-conferencia el pastor Otto y Edgar, entrevistados por el hermano Enrique Oriolo, hablaron profundamente sobre el tema del llamado pastoral, respondiendo varias preguntas de forma muy intima, cercana y con el propósito de ayudar a quienes tienen este fuerte deseo de entrar en el ministerio pastoral, preguntas tales como: ¿Qué es el llamado pastoral?, ¿Cómo uno sabe que esta llamado al pastorado y como uno puede descubrir su llamado?, ¿Cómo debería cerciorarme si el llamado que tengo es genuino?, fueron la tónica de la entrevista que realmente se convierte en un autoexámen para todos los que sienten el llamado al ministerio.

El pastor Otto, fue directo al mencionar sobre qué era el llamado pastoral, la importancia real del llamado, si este llamado es genuino o no, qué tan seguro está el hombre que ha sido llamada al ministerio, afirmando que solamente Dios estará comprometido en respaldar a quienes él llamo. También el hermano Edgar, comentó sobre el llamado interno y el llamado externo, y se cuestionaron ambos llamados y la importancia de la iglesia local, y los pastores que están al rededor de quienes anhelan el ministerio.

“No puedo saber si soy llamado al ministerio pastoral si vivo en una isla” — Edgar Aponte.

El pastor Otto, comentó sobre el llamado interno que muchas veces se puede confundir con sueños o anhelos de la persona y no precisamente un llamado genuino.

Sin duda cada hombre que desee ver si es llamado al ministerio debería ver esta mini-conferencia, y tal vez muchos que hoy están en el ministerio deberían revisarla para autoexaminarse. Para mi fue un autoexámen en el que aun estoy meditando.

Algunos puntos que desearía recordar.

El sometimiento a las autoridades de la iglesia, pastores, ancianos y a una iglesia local.

Obedezcan a sus dirigentes y sométanse a ellos, pues cuidan de ustedes como quienes tienen que rendir cuentas. Obedézcanlos a fin de que ellos cumplan su tarea con alegría y sin quejarse, pues el quejarse no les trae ningún provecho.

Hebreos 13:17 NVI

¿Cómo un hombre que no se somete puede anhelar ser pastor? En un futuro este hombre que desea ser pastor deseará que las personas que tiene a su cargo se sometan y cómo se someterán a su autoridad como pastor si este hombre nunca fue sometido a sus autoridades eclesiásticas. Es muy común ver esto en las iglesias, y ver como muchos prefieren salirse de sus congregaciones a someterse a sus pastores, y ser humildes y pacientes, y esperar el tiempo de Dios.

Motivaciones para el llamado pastoral

Entendiendo que tenemos un corazón engañoso mientras estemos en esta tierra, si sentimos este llamado al ministerio pastoral, debemos evaluar nuestras motivaciones. Las motivaciones para anhelar el llamado pastoral no deben estar enfocadas en mi propio deseo, debe estar enfocado en lo que quiere Dios de nosotros, Edgar, tocó un punto muy importante:

“Quiero ver la imagen de Dios en otros”.

Si te preguntan tu motivación esta debería ser la verdadera motivación, este debe ser mi deseo principal si deseo ser pastor.

En mi caso, cuando mi novia y actual esposa me preguntó una vez ¿por qué deseas ser pastor? la respuesta no fue la adecuada en ese momento, y ella me respondió enérgicamente: “la respuesta debería ser por amor a las almas, y por amor a Dios”.

Dios desea que seamos conformados a la imagen de Cristo, y ese debería ser nuestro deseo para otros. El apóstol Pablo se gozaba en los filipenses y deseaba que Dios continuara perfeccionando la obra en quienes habían creído en Cristo(Filipenses 1:6). La motivación por el llamado pastoral no debe estar centrada en nosotros, debe estar centrada como todo en la vida del Cristiano, la Gloria de Dios.

El llamado de Dios al ministerio no es un éxtasis, es un sentir continuo en la Palabra de Dios y los hombres que son llamados por Dios serán confirmados por una iglesia local. No necesitamos un profeta particular, tenemos la palabra profética más segura a la cual hacemos bien en estar atentos.

Los Requisitos y el llamado pastoral

Puedo leer los requisitos de 1 Timoteo 3 y creer que estoy siendo llamado pero igual puedo engañarme de que estoy siendo llamado, puedo creer que cumplo con los requisitos, por lo que debo estar supervisado por un grupo de pastores con experiencia, que puedan confirmar mi llamado.

La familia y el llamado al pastorado

Mi familia debe estar de acuerdo con mi llamado, Dios será quien se encargue de lo que rodea al hombre llamado al pastorado con respecto a su familia. Será Dios que hará que su esposa esté dispuesta a apoyarlo en el ministerio y si su esposa no está de acuerdo con el llamado al pastorado del esposo, lo más probable es que ese hombre no sea llamado por Dios o aún no es el tiempo por lo cual debe poner en oración. Es Dios el que prepara en su providencia a los pastores y sus familias para este tan noble llamado.

¿Por qué hacemos tanto énfasis en el llamado?

El pastor Otto, hablo de las luchas que enfrentará el hombre llamado al ministerio, como cualquier llamado de Dios, será Dios el que respalde al hombre a quién Dios llamó. Si Dios no llamó al hombre al ministerio pastoral ese hombre realmente vivirá una vida horrible ya que Dios no respaldará a quien el no ha llamado.

Consejo final

Cuando aparezca el principe de los pastores (1 Pedro 5.4) el llamará a cuenta a los pastores y cada uno de nosotros por lo que Dios ha puesto en nuestras manos, por lo que debemos estar preocupados de ser fieles a nuestro llamado, y si aún no somos fieles al llamado hoy es tiempo para comenzar a ser fieles, ya sea como miembro de una iglesia, como esposo, como líder de alguna área dentro de la iglesia o como trabajadores.

No debemos sentirnos como Cristianos de segunda clase si no somos llamados a ser pastores, tenemos el más grande llamado, Predicar el Evangelio a toda criatura, y a ser Santos como él es Santo. Debemos igualmente servir en nuestras iglesias sabiendo que Dios será quien de el galardón a quienes trabajaron en su viña y fueron fieles a su llamado.

Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.

1 Tesalonicenses 5.23–24 RV1960

La conferencia completa la puedes encontrar en el siguiente link: http://vimeo.com/111389800